¿Soy yo público objetivo de tu web?

por Virginia Moraleda

Última actualización: 06 08 2010

Hace unos días, una amiga nos ponía sobre la pista de este post, al contarnos una interesante experiencia. Nos comentaba que había venido a visitarla desde Francia su prima, que es una persona con problemas auditivos. Su prima le comentó que le gustaría sumarse a las actividades de alguna organización para personas sordas durante su estancia en España, así que se pusieron a buscar información.

Mi amiga me contó que estuvo durante un buen rato navegando en las páginas web de varias organizaciones, pero que no consiguió encontrar nada de lo que buscaba. Pensó en llamar a las entidades directamente, pero luego se dio cuenta de que si ella no hubiera estado allí su prima no habría podido hacer la llamada ella misma, y eso le frustró bastante. Y se preguntó ¿cómo se supone que una persona sorda puede informarse a través de Internet? ¿Tendría que ir directamente a la sede de la entidad a pedir información?

Estuvimos hablando de ello, comentando que seguramente las páginas webs de estas organizaciones no están pensadas para dirigirse a los destinatarios finales de sus acciones, sino a otros públicos, y solo nos consolaba la esperanza de que esta orientación fuera fruto de una decisión meditada y planificada…Me acordaba entonces de algo que pasa frecuentemente entre los publicistas. “uy, este anuncio me parece horrible” “bueno, da igual, es que tú eres su público objetivo…”

Durante varios días hemos estado dándole vueltas a este asunto y entonces, una vez más, @jaume_albaiges, a través de su último post en su blog TecnolONGia nos ha dado nuevos elementos para la reflexión y el debate. Jaume, basándose a su vez en una reflexión de Kivi Leroux Miller, dice:

“Vuestro sitio web puede ser visitado por personas muy diferentes. ¿Cómo os aseguráis de que todo el mundo encuentre contenido interesante y motivador? Para hacerlo fácil, repartamos los visitantes en tres grupos: nuevos (no nos conocen), amigos (les gusta lo que hacemos) y seguidores (les encanta lo que hacemos). ¿Qué espera encontrar cada cuál? Por extraño que suene, a ninguno de los tres grupos les interesa ver, de entrada, la definición de vuestra misión”.

En la conversación con nuestra amiga acerca de las páginas web de organizaciones para personas sordas, una de las conclusiones a las que llegamos es que hay dos formas de diseñar una página web:
–         desde la lógica de la propia organización. Se crea una página basada en quién es y qué hace la entidad.
–         Desde la lógica de los públicos y sus necesidades: quiénes son, qué quieren, cómo les puedo ayudar, qué pueden hacer ellos por nosotros…
En SocialCo apostamos claramente por esta segunda opción. Por dos razones: en primer lugar, porque hoy en día, con tal saturación de información en la Red, es muy importante ofrecer a cada usuario – de forma fácil y accesible- información totalmente relevante y de utilidad. Pero también por una cuestión ética y de estrategia: basarse en las necesidades del otro es la única forma en la que la página web puede servir a la entidad para establecer sólidas relaciones de entendimiento mutuo con sus públicos.
Ya hablamos de esto, en cierta medida, en el post Antes de ponerse a construir la web…. En él os recomendábamos encarecidamente que para construir una página web el foco debe ser el destinatario o destinatarios de la página, y no la propia organización:

  • quien es el público objetivo
  • qué busca cada público objetivo
  • qué queremos conseguir para cada público
  • cuales son los mejores canales para llegar a cada público
  • qué estilo debe tener la comunicación

Pero además, al hilo de la frase de Jaume “¿Qué espera encontrar cada cuál? Por extraño que suene, a ninguno de los tres grupos les interesa ver, de entrada, la definición de vuestra misión”, se nos ocurren otros consejos:

–         Sé humilde. Lo que es fundamental para ti, puede no serlo para los usuarios: Puede que, en efecto, la definición de nuestra misión, nuestros objetivos y valores, sea una información relevante para nuestros públicos, pero no fundamental. Es decir, no le des el papel predominante

–         Adáptate. Y cuando lo hagas, cuando cuentes tu misión, déjate de lenguaje y expresiones como si estuvieras escribiendo una memoria para un Ministerio. Cuéntalo de forma sencilla, que se entienda. ¿de verdad crees que es muy comunicativo decir “nuestra misión es la promoción integral de las personas inmigrantes mediante el desarrollo de programas de intervención directa en entornos desfavorecidos?????” (vamos, por ejemplo)

–         Prioriza. No todo puede ir en la home. Que no, de verdad. Aunque hagas muchas cosas, todas muy importantes (y en el caso de las ONG seguro que lo son), no todas tienen que estar en la web y mucho menos en la home.

–         Confúndete y rectifica. Pero no pasa nada, no es muy fácil saber a priori qué le interesa más a la gente y qué menos, qué funciona y qué no. Para eso están las evaluaciones, los seguimientos, las estadísticas, las consultas a los propios usuarios. Escucha, prueba y vete mejorando poco a poco.

Y recuerda, es fundamental, todo depende de  a quién se dirija tu web.

¡Consíguela ahora!

El retrato robot de tus públicos
Plantilla para hacer el retrato robot de público de tu organización *













¡Consíguela ahora!

Plantilla para descubrir cómo es la voz de tu organización













Virginia Moraleda
Directora de orquesta

2 Comentarios

Deja tu comentario

Los campos con * son obligatorios