Llámanos al 910 052 605





    910 052 605
    info@socialco.es
    SocialCo
    c/ Jaén 2, esc 1, 1B
    28020 Madrid

    Las redes sociales tienen derecho de admisión.

    La semana pasada estuvimos en la jornada Redes Sociales y Discapacidad, organizada por la Fundación ONCE. Hoy, sentada en el ordenador, me he puesto a comprobar algunos de los temas que se pusieron sobre la mesa. Muchos de ellos eran detalles, cosas pequeñas, aparentemente muy mecánicas, que se convierten en barreras a veces infranqueables para las personas con discapacidad. Hablo de querer darte de alta en una red social, en la que no consigues crear tu perfil porque no puedes ver cuáles son los datos que te exigen para ello o que tu sesión haya expirado cuando por fin has rellenado el tedioso formulario que te ha costado un trabajo infinito.

    Hablo de esas condiciones con una letra tan pequeña que no eres capaz de distinguir y que te obligan a aceptar sin que saber exactamente qué estás autorizando. También de todos esos contenidos flash e imágenes que hacen a nuestras webs tan llamativas, pero que no están acompañadas de una descripción sobre en qué consiste lo que no pueden ver. Hablo de vídeos sin subtitular, de no tener en cuenta los colores que usamos para diferenciar bien el fondo y el contenido o de subir documentos en PDF, en Word o en otros formatos sin aplicar la accesibilidad.

    Hablo de toda esa publicidad que nos asalta cada vez que abrimos una web, la que en muchos casos las personas con discapacidad visual no identifican como una ventana emergente y se dan de alta o acceden a lugares sin saber exactamente qué están haciendo. Es frustrante. Me lleva a pensar en esas veces que tenemos que respirar profundamente cuando al intentar cerrar una ventana emergente nos redirigen a otra web y eso que, al menos, sí somos conscientes de lo que está sucediendo.

    El encuentro estuvo dedicado a hablar de las redes sociales, como herramientas democráticas y una ventana al mundo. Sin embargo, al mismo tiempo que suponen una oportunidad para la inclusión, también pueden derivar en la exclusión de los millones de personas que tienen una discapacidad, si no se eliminan las barreras que siguen encontrando en el camino. La falta de accesibilidad es también una forma de discriminación y vulneración de los derechos a informarse y comunicarse. En ese sentido, una buena noticia es que, a partir de 2013, en España las redes sociales tendrán la obligación, como ya la tienen las páginas de Internet públicas y las de las grandes empresas, de ser accesibles.

    Otra de las reflexiones que me llevo del encuentro, en la que incluyo al Tercer Sector, es que si bien es cierto que la accesibilidad debe ser algo universal, que exige la implicación instituciones públicas, empresas y cada uno de los usuarios de Internet, también lo es que las organizaciones sociales tienen una especial responsabilidad porque están dedicadas a la defensa de los derechos fundamentales, también de estas personas, y la lucha contra la exclusión. Por tanto, la adaptación de sus contenidos para que puedan llegar a todo el mundo debe ser una prioridad y en ese aspecto falta un largo camino que recorrer. Un referente en este ámbito son la Fundación ONCE y CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad) porque investigan, proponen soluciones sencillas y además lo hacen contando con las preferencias de los usuarios y usuarias, porque solo de ellos podemos aprender y porque son quienes saben realmente cuáles son sus necesidades. Para que la sociedad sea inclusiva ha de adaptarse a las personas discapacitadas y no al revés.

     

    Foto: Lotura.com

    Comentarios: 4

    • David Sabaté 20 febrero, 2012 16:30

      Es cierto que las redes sociales están muy atrasadas. A raíz de un artículo en inglés que leí hace poco, también publiqué en nuestro blog un artículo (en catalán) sobre el tema: http://www.tothomweb.com/bloc/2012/02/accessibilitat-en-les-xarxes-socials/

      Lo que comentas de la ley de 2013… ojalá sea efectiva. Pero la que hay vigente para páginas de la administración y grandes empresas lleva ya muchos años y no se ha cumplido para nada y, lo que es peor, no se ha impuesto ninguna sanción a nadie.

      Por cierto, la imagen que utilizáis en el post os la podemos «robar» para reutilizarla? Es muy gráfica! 😉

      • Lydia Molina 20 febrero, 2012 16:57

        Gracias David por el comentario y por el artículo 😉
        En cuanto a la ley, probablemente no empiece a cumplirse el primer día, no nos vamos a engañar, pero es importante que exista un marco legislativo sobre el que puedan basarse las reclamaciones y exigencias de las organizaciones. Precisamente, en las jornadas, los responsables de CERMI hablaron de un proyecto en el que están trabajando para que las personas con discapacidad puedan acceder a través de su página web a las redes sociales de una forma accesible. Paso a paso, aunque el fin último, claro está, es que cambie la arquitectura y no tengamos que poner parches.

        En cuanto a la imagen, es de aquí ¡Saludos!

    • David Sabaté 22 febrero, 2012 11:53

      Sobre redes sociales para personas con discapacidad, el otro día descubrimos un proyecto muy interesante de fundación esplai junto con FASAD y la UNED:
      http://www.tothomweb.com/bloc/2012/02/accedo-2-0-una-xarxa-social-accessible-per-a-persones-amb-discapacitat-intelectual-lleu/

    • Lydia Molina 22 febrero, 2012 16:46

      Genial, tiene buena pinta. Gracias por compartirlo, David.

    Publica un comentario

    Ver el boletín

    Tenemos un boletín molón que mandamos ocasionalmente donde hablamos de comunicación y ONG. ¿Te apuntas?