Llámanos al 910 052 605





    910 052 605
    info@socialco.es
    SocialCo
    c/ Jaén 2, esc 1, 1B
    28020 Madrid

    Tips, campañas y herramientas de amor contra el odio que toda ONG debe conocer.

    Ya os contamos cómo las redes sociales pueden ser un altavoz para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), pero también cómo pueden viralizar un bulo, crear estereotipos, fomentar la discriminación o multiplicar la violencia y los discursos de odio. Hasta la mentira más simple puede convertirse en trending topic en Internet,donde trabajar por los derechos humanos de todas las personas desde el Tercer Sector, a veces, conlleva enfrentamientos directos contra haters.

    Los bulos siempre han existido, la diferencia es que ahora todo ha cambiado con los diversos canales nutridos de inmediatez donde cuesta diferenciar entre información, opinión, publicidad y entretenimiento. Entonces, ¿Es posible combatir la desinformación? ¿Cómo comprobar si una noticia es falsa o cierta? ¿Y una imagen o un vídeo?

    En este post, hemos recopilado varias herramientas e iniciativas de entidades, organismos y movimientos que neutralizan el odio y le han dado la vuelta con narrativas de amor.

    Sensibilizar para avanzar

    Existen varias campañas de comunicación de entidades sociales e iniciativas ingeniosas por parte de las administraciones públicas y de la ciudadanía. Por ejemplo, Accem lanzó la campaña #SaveAHater para salvar a los haters, esas personas que contaminan de odio las redes sociales. No solo crearon un manual con ideas para actuar contra la polarización y el discurso de odio en las redes sociales a través del ciberactivismo, sino que tienen una práctica caja de herramientas para orientarse mejor. 

    ¿Qué pasó con las redes sociales y los discursos de odio durante la pandemia? Es la pregunta por la que nació la campaña #LoSientoHater de Unicef Argentina dirigida a la población adolescente, donde “sólo 1 de cada 4 conoce alguna herramienta para lidiar con haters”, según la encuesta realizada a través de U Report para esta investigación.

    Otro ejemplo es la plataforma #BCNvsOdi (Barcelona VS Odio) del Ayuntamiento de Barcelona para sensibilizar a la ciudadanía en contra del discurso del odio, donde una de las iniciativas que recoge es “ConTROLate en las redes” con materiales, encuentros y documentos para debatir sobre este tema.

    También es fundamental la formación ciberactivista que ofrece el Movimiento Contra la Intolerancia a través del Gobierno de Aragón. Seguro que con ella ya no habrá haters que se te resistan.

    Y es que por mucho odio que crezca en las redes, #SomosMás los que queremos pararlo. Esta iniciativa de YouTube Creators for Change se diseñó para prevenir el odio y el radicalismo en internet a través de la juventud y la educación. Tienen varias guías, vídeos, concursos y materiales educativos para que otras personas jóvenes se animen a neutralizar el discurso de odio, pues solo en España se comparten entre 15000 y 20000 mensajes de odio al día. Cuenta con creadores, artistas, youtubers y celebrities que se han sumado ya.

    Revisar antes de compartir

    Odiar es un sentimiento, no un delito, pero sí lo es incitar a la violencia y discriminación contra colectivos vulnerables. Entonces: ¿con qué herramientas combatirlo?

    El periodismo puede ser un buen aliado. Para desmontar los bulos o fakes news que circulan, Newtral tiene una zona de verificación con datos y hechos contrastados sobre lo que dicen los políticos. ¡Hasta tienen un servicio de WhatsApp para poder contactarles! 🕵️🕵️

    https://twitter.com/Newtral/status/1068073873135058944?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1068073873135058944%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fsaveahater.accem.es%2Fherramientas%2F

    Para que no te la cuelen, puedes descargarte también las apps de Maldita.es Primero lanzaron una app clave para la alfabetización mediática y después, junto a Fad y con el apoyo de Google.Org, crearon la app #NoMoreHaters para romper la cadena de odio de manera lúdica donde lo primero que tenemos que hacer es disipar los prejuicios.

    También han diseñado su caja de herramientas de verificación: por ejemplo, para saber si una imagen es cierta o no nos aconsejan las herramientas de Google Images, Bing o TinEye; si queremos saberlo también con los vídeos está el plugin InVid o Youtube DataViewer, herramienta desarrollada por la ONG Amnistía Internacional en su laboratorio de evidencia ciudadana.

    Otras web donde podéis hacer fact-checking son AFP.Factual, Snopes, FactCheck o Chequeado. Y hasta podéis cazar bots: twXplorer para Twitter o Botometer.

    O “Antes de hablar, rebobina”. Este fue el mensaje de los creadores de #Rewind ⏪️, iniciativa del equipo ganador del concurso Facebook Global Digital Challenge, que creó un ambiente de apoyo de la comunidad hacia las víctimas y en contra del discurso de odio en la red.

    Ante el odio, denuncia

    La incitación al odio no está permitida en YouTube, donde formar parte de esta comunidad conlleva seguir unas normas. En 2019, la plataforma actualizó su política sobre la incitación al odio y un total de 17.000 canales fueron eliminados.

    No solo Youtube anima a su comunidad a denunciar, sino que te explica cómo puedes hacerlo con contenidos concretos: un vídeo, una lista de reproducción, un canal, un comentario… ¡hasta una miniatura! También, existen otras herramientas en esta página para denunciar contenido inadecuado.

    Los papeles de Facebook. Desde 2021, Facebook se encuentra en el punto de mira tras haberse filtrado información confidencial. La ingeniera y exempleada de la plataforma Frances Haugen se llevó consigo miles de documentos internos de Facebook que demuestran que los algoritmos premian a aquellos contenidos que generan una reacción y eso es más sencillo que suceda en los mensajes en los que se incita al odio o a la violencia.

    Ya en 2018, la ONU criticó el papel de Facebook en la crisis de Birmania donde Más de 10000 personas de la minoría étnica rohingyas fueron asesinadas por el Ejército birmano en una campaña descrita como un genocidio. De momento, no hay sentencia de la demanda a Facebook por fomento del discurso de odio realizada por parte de las personas refugiadas de la minoría musulmana en 2021 a esta red social.

    Fuera de los algoritmos, Facebook te da dos pasos para combatir el odio: primero, ve al contenido que quieres denunciar y después utiliza el enlace Buscar ayuda o denunciar para comunicárselo a la red social. Si lo que queremos es hacer una búsqueda avanzada en Facebook acotando por términos personas o fechas, existe la herramienta Who Posted What.

    ¿Cuánto odio hay en Twitter? La iniciativa Odiómetro te lo mide en tiempo real desde 2018. Esta red social tiene una política relativa a las conductas de incitación al odio y un apartado con respecto a la desinformación donde lanzaron estrategias de prebunking momentos clave (elecciones, pandemia…).

    Las herramientas que ha ido incorporando esta red social han sido varias, donde 1,1 de millones de cuentas han sido eliminadas, incluida la del ex presidente de los Estados Unidos Donald Trump. Búsqueda avanzada de Twitter, el modo seguro, “no me interesa”, “denunciar el tweet” o la cuenta Twitter Support son algunos ejemplos.

    TikTok eliminó más de 81 millones de vídeos por incitar al odio entre abril y junio de 2021. A pesar de las cuentas eliminadas por la política de esta red social, numerosos informes como el de Hatescape: An In-Depth Analysis of Extremism and Hate Speech on TikTok” analizan en profundidad que no solo el contenido, sino la creatividad (perfiles, sonidos, filtros de vídeo y efectos) permiten que el odio y el extremismo selectivos proliferen en la plataforma.

    La plataforma publica trimestralmente el Informe sobre el Cumplimiento de las Normas de la Comunidad en su Centro de Transparencia donde se pueden descargar en distintos gráficos. Por ejemplo, en fase de innovación se encuentra el sistema de clasificación de contenidos basado en la metodología usada para advertir sobre la temática incluida en una película o videojuego. Otro acierto es la prohibición de prácticas como el “deadnaming”, que se refiere a llamar a una persona transgénero con un nombre distinto al de su identidad de género o eliminar los contenidos que promuevan trastornos alimenticios. También, tú puedes denunciar.

    Limitar las interacciones y filtrar determinadas palabras son las últimas funciones con las que Instagram espera reducir la cantidad de mensajes de odio que las personas usuarias reciben en sus bandejas de entrada. También se puede denunciar una publicación, un canal o un comentario.

    Las entidades del Tercer Sector llevan años denunciando los discursos de odio, incluso antes de que así se llamaran. Un ejemplo es la Fundación del Secretariado Gitano que desde 2005 publica los casos de discriminación padecidos por personas de etnia gitana en sus informes anuales de discriminación. Otro ejemplo es la ONG Rescate, que a través de la cuenta #RedAlRescate en Twitter detecta rumores en tres sencillos pasos. De hecho, ¡piden que te unas a su ciberactivismo como persona voluntaria!

    Dale la vuelta con nuevas narrativas

    Además de denunciar, no olvides construir con nuevas narrativas de amor como en ’Nuevas narrativas migratorias para reemplazar el discurso del odio’ de la Fundación Por Causa. Un buen ejemplo que explica el cambio de paradigma, las nuevas audiencias y algunas claves de conocimiento para la creación de contenidos.

    O cómo hizo la investigación de acción participativa #AtodoColor, que analiza el impacto real de los discursos de odio en la juventud y desarrolla estrategias comunicativas participativas, en las que los jóvenes no son meros receptores, sino productores de mensajes que ayuden a cambiar el paradigma de la migración y sus estigmas.

    Además de fomentar las comunicaciones participativas, también es importante fomentar el pensamiento crítico como lo hace esta genial guía de buenas prácticas ‘Cuenta hasta tr3s’ de la Fundación Senara dirigida a adolescentes.

    Y, a veces, solo hace falta una campaña o contracampaña ingeniosa para eliminar los estereotipos como hizo la artista visual Yolanda Domínguez en Rompe el Estereotipo y visibilizar la diversidad de cuerpos de las mujeres en el mundo de la publicidad. En 2018, la artista impartió la conferencia “cambiar las imágenes para cambiar el mundo” donde analiza la importancia y el papel que desempeñan las imágenes en la construcción de nuestra identidad y de nuestro género, así como en la perpetuación de las desigualdades sociales.

    Los discursos de odio siempre encontrarán nuevos canales o formas de existir, pero también nosotras podemos encontrar nuevas herramientas, reivindicar campañas de sensibilización y crear políticas de protección que ayuden a neutralizarlos, solo así evitaremos la impunidad y sus consecuencias.

    Si conocéis más herramientas, guías o campañas para combatir el odio, podéis contarnos en los comentarios. De momento, os compartimos algunas que hemos consultado para esta investigación.

    Fuentes y guías que te ayudarán a combatir el odio:

    Un artículo de

    • Creadora de contenidos. Entiende el vídeo como una herramienta de transformación social. Cuando se pregunta algo, hace un documental. Ahora que el vídeo es el rey del marketing, su reto es encontrar el equilibro entre el qué contar y cómo contarlo.

    No hay comentarios

    Publica un comentario

    Ver el boletín

    Tenemos un boletín molón que mandamos ocasionalmente donde hablamos de comunicación y ONG. ¿Te apuntas?