El uso de las imágenes en la estrategia de contenidos de las ONG: tres ideas

por Virginia Moraleda

Última actualización: 31 05 2016

Montaje con el texto "la imagen es parte del contenido"

Hace unos días, Javi y yo comentábamos, con cierta pena, las imágenes que uno de nuestros clientes había incluido en su boletín electrónico.  Las de este boletín eran imágenes:

  • De archivo (todas): no aportaban valor realmente. Especialmente éstas, que no habían sido bien elegidas y ni siquiera transmitían una sensación o una personalidad. Tan solo adornaban.
  • De mala calidad: se pixelaban.
  • No adaptadas al espacio disponible: ¡se deformaban!

El efecto final, a nuestros ojos, era un tanto desolador. Un boletín sin atractivo, descuidado, que no nos invitaba a la lectura. De ahí nuestra pena. Porque posiblemente las personas que lo elaboraron le dedicaron bastante tiempo y esfuerzo a los contenidos, pero no pensaron en las imágenes  como parte del mismo. Sin embargo, hoy en día, es apremiante  encontrar una fórmula que haga posible la sostenibilidad en un mundo en el que se producen y consumen cada vez más contenidos (Si sigues nuestro blog quizás ya te estés dando cuenta de que últimamente estoy un poco obsesionada con el márketing de contenidos. )  Y, sin ninguna duda, en esa fórmula los contenidos audiovisuales juegan un papel cada vez más importante. 

Es muy importante poner cuidado en las imágenes que se utilizan, que no te valga cualquiera. Las imágenes y los vídeos son de los contenidos más compartidos y comentados y tus imágenes tienen que ser significativas, aportar valor real, y no solo adornar. Para ello, hay varios trucos o técnicas que puedes utilizar, pero en cualquier caso ten cuidado siempre con usar imágenes cogidas al azar de un buscador, de las que desconoces la propiedad: Además de que probablemente no aporten mucho valor a tu mensaje, puede que te den algún problema. Me refiero, sobre todo, a esas imágenes de recurso que te salen en los buscadores cuando pones «amistad», «ayudar» (esas manitas de colores unidas…). O a esas de archivo que representan personas en entornos fríos y totalmente ficticios.

Algunas técnicas que puedes usar:

  1. Por supuesto, tomar tus propias imágenes. Aprovecha cualquier ocasión para ir generando tu propio banco de imágenes. Con tus eventos, con fotos del equipo, de tu sede, de las actividades que se realizan… Ten en cuenta que la vida y el consumo de información son cada vez más móviles y que no todas las imágenes que utilices en tu estrategia de contenidos deben tener una calidad óptima para impresión. Aprovecha este hecho para que personas de tu equipo, que quizás estén en la «calle» más que tú, tomen imágenes y las compartan (o te las envíen) de los programas de intervención, las actividades con personas usuarias, las reuniones con personalidades… Otras imágenes pueden también ser más figurativas (para ilustrar conceptos abstractos) como materiales educativos, escenas de oficina, aulas, etc.
  2. Otra forma de tener tus propias imágenes es generarlas a partir de programas, diagramas, montajes, etc. Para ello, puedes usar diferentes aplicaciones y sitios web, desde los más profesionales como el photoshop a los más populares como power point o usando programas de captura de pantalla como Skitch o screenshot.  En ellos puedes hacer composiciones como diagramas o simplemente jugar con el texto, haciendo un titular en una tipografía que te parezca atractiva.Una fórmula avanzada de esta forma de generar imágenes, pero muy usada en determinados sectores de actividad, son los programas de grabación de la actividad de pantalla, como Camtasia. Otra opción, muy de moda últimamente, es la de las infografías, para las que también existen programas gratuitos como Picktochart.

Montaje con el texto "la imagen es parte del contenido"

3. Utiliza los bancos de imágenes. Tienen fotos bonitas, de buena calidad y baratas (algunas gratis). Te paso algunos ejemplos:

En esto del uso de las imágenes, como en todo, hay auténticos maestros. Quizás no seamos capaces de llegar al master level (como en el ejemplo que os pasábamos el otro día de Save de Children), pero deberíamos aspirar a unos mínimos e incluir las imágenes dentro de estrategia de producción de contenidos.

 

Virginia Moraleda
Directora de orquesta

Deja tu comentario

Los campos con * son obligatorios