Boletines electrónicos desde la experiencia de usuario

por Santiago Álvarez

Última actualización: 08 04 2019

Hace días, os dábamos varios consejos sobre boletines electrónicos desde un punto de vista de comunicación. Hoy lo hacemos desde el de la experiencia de usuario y de la tecnología. Ahí van:

1. Boletín preparado para webmails y lectores de correo. El boletín que reciben los suscriptores debe visualizarse correctamente en los webmails más usados (gmail, yahoo, hotmail, terra, etc.) y en los lectores de correo más populares (Outlook, Thunderbird, Evolution, etc.). Esto que parece una obviedad suele ser uno de los principales problemas de los boletines dado que maquetarlos adecuadamente para que se visualicen sin problemas en todas estas plataformas suele resultar bastante complicado. En un hilo de discusión que hemos tenido en Linkedin comentaba sobre 3 tipos de errores comunes a la hora de “cocinar” los boletines antes de ser enviados:

  • Incluir el contenido del boletín como un adjunto (normalmente pdf)
  • Incluir el contenido del boletín como una imagen
  • No incluir contenido en el boletín sino un enlace a la web

2. Si no puedes ver el boletín. Los boletines siempre deben incluir un link en la parte superior que permita que los usuarios que no lo puedan visualizarlo correctamente accedan a la versión del boletín que tendremos en el portal. Además se debería realizar un seguimiento de la gente que hace click en este link para así determinar en qué plataformas nuestro boletín no se está visualizando correctamente.  Este seguimiento se realiza analizando el tráfico que llega al portal procedente del link “si no puedes ver correctamente…” de los boletines.

3. Compartir. También se debe incluir la posibilidad de compartir a aquellos usuarios entusiasmados. Tradicionalmente esto se traducía en un botón “enviar a un amigo” que, si bien no es una mala opción, hoy en día debería complementarse con la posibilidad de compartir en redes sociales. Una opción de compartir que aproveche todo el potencial actual debería incluir:

  • Envíar por correo electrónico a un amigo
  • Publicar en mi muro de facebook o incluso enviar a varios de mis amigos de facebook
  • Twittear

Cualquier opción que tomemos en cuanto a compartir el boletín debe articularse de forma que obtengamos datos sobre el ratio de viralidad de nuestro boletín (cuánto se comparte o cuántas altas generan) y podamos identificar a nuestros apóstoles (aquellos que más nos recomiendan, que más altas generan, etc.).

4. Baja rápida. Cada boletín debe incluir un link de baja que permita al usuario dejar de recibir el boletín. Este link debe llevar a una página para que el usuario confirme directamente y no debe volver a solicitar el correo electrónico.

5. Cambio de email. Cada vez es más habitual que manejemos varias cuentas de correo electrónico y por ello es interesante que se dé la posibilidad al suscriptor de nuestro boletín de que cambie la dirección en la que lo recibe. Desgraciadamente esta opción no es muy común actualmente, pero sí es una forma bastante efectiva de rescatar bajas en el último momento y sobretodo de demostrarle al usuario que estamos de su parte.

6. Doble opt-in. Las altas en el boletín (o los cambios de email) deben realizarse utilizando el mecanismo de doble opt-in, esto es, que el usuario confirme que efectivamente es el propietario del correo electrónico haciendo click en un mail que se le envía a su buzón. Permitir altas indiscriminadas es un error grave que atenta contra la protección de datos.

7. Navegación identificada. El contenido del boletín, como se indicó en el punto 5 de nuestro anterior post sobre boletines, debe permitir la lectura rápida de tal forma que sirva de reclamo a los interesados que harán click para profundizar leyendo el contenido completo en la web. Pues bien, todos los links de un boletín deberían contener una semilla que permita convertir la navegación anónima que habitualmente un usuario realiza en la web en navegación identificada. De esta forma podremos saber:

  • cuántos de nuestros suscriptores suelen profundizar más en los contenidos
  • qué contenidos de los que incluimos en nuestros boletines son de mayor interés

8. Imágenes incluidas. Los que usan Outlook (y posiblemente los que usen otros lectores también) verán que para algunos boletines se muestran las imágenes como un cuadrado con un X en rojo donde dice “Haga clic con el botón secundario para descargar las imágenes”. En cambio otros boletines (http://www.fundacionluisvives.org/infosocial/ o http://www.plataformaongs.org/actualidad/boletines/) muestran correctamente las imágenes sin requerir que el usuario  tome ninguna acción. Técnicamente la diferencia radica en que los primeros boletines no adjuntan las imágenes sino que enlazan imágenes del servidor web, mientras que los segundos sí que las adjuntan. Las ventajas de la opción de incluir las imágenes en los boletines son:

  • Permite que el usuario visualice el contenido del boletín correctamente sin requerir ninguna acción adicional por su parte.
  • El boletín siempre se visualizará bien, aunque las imágenes desaparezcan o cambien de ubicación en el servidor.
  • Se permite la navegación offline dado que el boletín se descarga completamente con el mail que recibe el usuario.

Las ventajas de no incluir las imágenes en los boletines son:

  • La programación es mucho más sencilla
  • El tamaño de los boletines es mucho menor por lo que el consumo de caudal es mucho más pequeño y el tiempo requerido para realizar el envío también es menor.

Como veis hay argumentos a favor de ambas opciones. Yo suelo decantarme por la opción de incluir las imágenes, perfeccionista que es uno…

Me había propuesto escribir posts cortos pero parece que no lo consigo 🙂

Santiago Álvarez
Jefe de máquinas

Deja tu comentario

Los campos con * son obligatorios