Boletines electrónicos de ONG: algunos consejos

por Virginia Moraleda

Última actualización: 14 02 2018

(Actualizado a 13/02/2018)

Ya os contamos que, entre otras cosas, diseñamos y construimos boletines para ONG. Algunas veces, nuestros clientes ya nos dicen muy claramente cómo lo quieren, qué estructura tiene que tener el boletín y cómo va a funcionar, y nos dejan sólo la parte de diseño y construcción técnica. A nosotros, sin embargo, nos gusta darles algunos consejos sobre qué funciona mejor y peor en estas herramientas, desde el punto de vista de comunicación y desde el técnico.

Eso nos ha animado a escribir este post, en el que hemos pensado dar algunas pistas al respecto. Para que, hagas tu boletín con quien lo hagas, aunque te lo hagas tú mismo, tengas unas pautas que te ayuden.

Antes de empezar a escribir nos hemos puesto a buscar qué hay ya escrito por ahí y, cómo no, hemos encontrado que ya hay gente que ha publicado cosas muy interesantes. Uno de los artículos que nos ha parecido más interesante es éste «Las 10 mejores prácticas para aplicar al boletín electrónico en organizaciones» Aunque algunos de los puntos que se incluyen en su decálogo no nos parecen prioritarios para todas las ONG, al menos no para las españolas.

Así que os proponemos nuestro propio listado:

1. Focaliza, céntrate en tu público objetivo. Las personas nos suscribimos a los boletines porque su contenido nos resulta lo suficientemente interesante como para no querer perdernos futuras actualizaciones. Así que piensa en qué le puede interesar a las personas cuando hagas tu boletín. No sólo en qué tiene tu ONG que difundir.

2. Cuanto más concreto es este público, mejor. En relación a lo anterior, a un trabajador, extrabajador, socio o voluntario de tu ONG le interesará un determinado tipo de información que puede tener muy poco interés para otros públicos. Querer dirigirte a muchos tipos diferentes de personas puede hacer que el mensaje de tus boletines sea demasiado general y no consiga conectar realmente con ninguno.

3. Busca y compara: haz un listado con los boletines que sigues tú y las personas de tu equipo y elige los que más te gusten, tratando de analizar por qué. Copia, no pasa nada, ya le añadirás después el valor añadido de lo que pueda aportar tu entidad. Aquí te ponemos algunos ejemplos muy diferentes entre sí para empezar:

 

4. Utiliza un diseño simple, una newsletter no es una página web : hoy en día todos estamos saturados de información. Recibimos en nuestro correo tantos mensajes que lo simple es lo que realmente nos agrada.  1 o dos columnas, negro sobre blanco, fuentes legibles y claras, tipografías a un buen tamaño… Pero es que, además, hay elementos de diseño que no funcionan bien en los boletines, que están muy condicionados por los lectores de correo. Por ejemplo:

  • No se pueden usar imágenes de fondo (nada de degradados con texto encima si el texto es dinámico)
  • Sólo admiten tablas, a la antigua, por lo que el diseño debe ser muy sencillo o empezaremos con los problemas de que no se ven bien en todos los lectores de correo).
  • Olvídate de recursos que se salgan de la retícula: todo dentro de su cajita (tabla)
  • Los efecto hover no funcionan

5. Haz que el texto sea fácil de decodificar en una lectura rápida. Añade negritas, titulares y utiliza párrafos cortos para que el lector pueda saber de un vistazo si le interesa la noticia. Ya le darás más información en el interior. Por cierto, en el boletín no tiene que ir todo el texto de la noticia. No. Eso es muy incómodo y difícil de leer.

6. Sintetiza. Pocas noticias, pocos temas, sin enrollarse. No metas todo en el boletín. Es preferible hacer un boletín con 10 noticias semanal que uno con 20 quincenal. Para ti el trabajo es el mismo y para el lector es mucho más cómodo. Y una vez dentro de la noticia utiliza hipervínculos para que el lector profundice si lo desea. No le pongas una noticia de 20 párrafos porque no la va a leer, se va a abrumar. Sin embargo, si le has resumido bien la información se sentirá atraído a leer más.

7. Respeta la ley de protección de datos. Evita hacer spam y mandar tu boletín a listas de correo o personas porque creas que les interesa. Un boletín debería tener un sistema de Doble opt-in y dar acceso sencillo a la modificación y cancelación de los datos si el usuario lo desea. Juega limpio.

8. El contenido es tu baza: por supuesto, se trata de que cuides al máximo la originalidad y el valor de tus contenidos. Cuidado con poner información desfasada, imprecisa o que no aporte nada de valor a tus lectores. Mejor una noticia original, elaborada y contrastada, que 20 que has tomado de otros medios.

9. Retroalimenta: vincula tu boletín al resto de tus canales, pero sin repetirte y ser demasiado pesado en un contenido. Por ejemplo, el texto completo de las noticias del boletín deberían estar en tu página web. Puedes poner en el boletín los enlaces a tus redes sociales e invitar en estas redes a que las personas se suscriban al boletín… También puedes buscar fórmulas imaginativas, con tonos adecuados a cada canal, para realizar esta retroalimentación. Por ejemplo, poner comentarios en facebook sobre las noticias más leídas del boletín o sobre cómo habéis elaborado la información de una noticia.

Bueno como reflexión podemos decir que los boletines tienden a la sencillez, a llevar menos noticias, con más análisis y reflexión. Al menos eso es lo que vemos en muchos de nuestros boletines favoritos.

Y tu boletín, ¿sigue funcionando?

Virginia Moraleda
Directora de orquesta

4 Comentarios

  1. Pingback: Twitter Trackbacks for SocialCo » Blog Archive » Boletines electrónicos de ONG: algunos consejos [socialco.es] on Topsy.com
  2. zara dice:

    Gracias por la informacion.

Deja tu comentario

Los campos con * son obligatorios